Prolonguemos nuestras festividades

Las fiestas y celebraciones ya pasaron, disfrutamos la Navidad, nos emocionamos con la llegada del Nuevo Año y los Reyes Magos ya se fueron.

Ahora nuevamente a nuestra rutina del trabajo, las responsabilidades, la familia, etc. etc.

Estuve pensando  y me dije, no sería bueno que el espíritu navideño reine todo el día y todos los días en nuestras vidas? Que la emoción de la llegada del nuevo año la sintamos cada día apenas nos levantemos dándole gracias a Dios por un nuevo día y las bendiciones que éste nos traerá. Que no esperemos que sea Navidad o Reyes Magos para dar a alguien, especialmente a un ser querido, ese regalo que sabemos le alegrará no sólo su día, sino su vida. A darles ese abrazo que silenciosamente dice te quiero.  A desearles que tengan lo mejor del mundo, no sólo ese día sino todos los días.

Así que los invito mis queridos amigos a que traten de llevar la felicidad de la Navidad en sus corazones cada día y que cada amanecer tenga la emoción de la llegada del Nuevo Año.

Que Dios los bendiga siempre.

 

El desarrollo personal es un proyecto de vida, en el cual nos comprometemos con nosotros mismos a alcanzar la excelencia en todas las áreas para tener un equilibrio armónico que nos permita expresar a plenitud nuestro potencial como seres humanos y así vivir una vida llena de satisfacciones.

Un vida plena!

El Cuestionario de Oro te guiará a ello.

La Ley del Espejo

La Ley del Espejo. Artículo tomado de Nuria Andreu basada en el libro de Yoshinori Noguchi

 

La Ley del Espejo

Afirma que el mundo exterior actúa como un espejo para nosotros y que lo que ese espejo refleja no es más que nuestra propia luz y nuestra propia sombra, es decir nuestro mundo interior.

Cuando llegas a entender e interiorizar esta ley, automáticamente se transforma tu forma de ver la vida, te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie sólo de ti mismo, que la causa de todo aquello que experimentas y de aquello que los demás te muestran está en ti.  De repente tus problemas se convierten en fuentes de aprendizaje, esas emociones negativas que alguien te despierta se convierten en el hilo del que tirar para sanar algo que necesitas sanar o para empezar a permitirte algo que tú no te estás permitiendo, cuando logras comprender el fondo de esta ley y empiezas a aplicarla en tu vida abres las puertas de tu autoconocimiento personal de par en par, entiendes que lo que nos molesta de los demás es algo nuestro que no estamos viendo o que no queremos ver, que los demás sólo te reflejan aquello que tú has de sanar, permitir o liberar en ti. y cuando lo haces, cuando sanas tu interior, como por arte de magia tu espejo empieza a reflejarte otra realidad distinta, no sólo tú te has transformado, el reflejo del espejo, tu mundo exterior, también se transforma.

Cómo utilizar la ley del espejo en tu beneficio personal.

Aplicar esta ley en tu vida te servirá como fuente de autoconocimiento personal, te ayudará a hacer consciente lo inconsciente, empezarás a descubrir y a sanar tu propia sombra y a liberarte de aquello que te está generando sufrimiento, te alejarás de los extremos que hay en tu vida para dirigirte al centro, al equilibrio, a ese lugar donde encontrarás tu serenidad, tu sabiduría y tu paz interior. Te darás cuenta de que el mundo exterior tiene información muy valiosa para tu crecimiento, que en todo aquello exterior que quieres cambiar de alguien, aquello que te produce rechazo o rabia, en todo eso hay mucha información para tu evolución y crecimiento personal.

Cómo usar en tu vida la ley del espejo.

Has el siguiente ejercicio, cuando haya algo en tu vida que te enciende de otra persona, algo que te produce rechazo o rabia, algo que te gustaría cambiar, coge eso, para un segundo e imagina que pones un espejo delante de ti, observa ese espejo y pregúntate, qué está reflejando este espejo de mi? Generalmente esos sucesos te van a reflejar una de las siguientes cuatro situaciones, tu trabajo consiste en averiguar cuál de estas situaciones te está presentando tu espejo para trabajar en aquello que has de trascender, esas cuatro situaciones suelen ser:

Situación #1, el espejo te refleja similitud, es decir, eso que te molesta del exterior no es más que un reflejo de partes que te molestan de ti mismo, es un reflejo de una parte de ti que no quieres ver, esa persona te está mostrando tu lado obscuro, tu propia sombra, en este caso necesitas trabajar sobre ello  y empezar a aceptar esa parte de ti y sanar aquello que necesitas sanar, cuando lo hagas dejará de reflejarse eso en tu vida.

Situación #2, el espejo te refleja el lado opuesto, son los casos donde el espejo te está mostrando justo lo contrario a ti, justo algo opuesto a lo que tú eres y precisamente porque es algo totalmente contrario a lo que tú eres no soportas en los demás, por ejemplo si eres muy ordenado, no soportas que sean muy desordenados o si eres muy generoso, a lo mejor no soportas que sean muy tacaños, a cada uno le molestará el opuesto que tenga en su interior, cuando eso te ocurre lo que te está reflejando tu espejo es que te estás situando en un extremo de la vida, el exterior te muestra que ningún extremo es bueno y que sólo en el centro encontramos el equilibrio, en este caso tu trabajo consistirá en la búsqueda de ese equilibrio.

Situación #3,  el espejo te refleja lo que tú haces a terceras personas, son los casos donde tu espejo te está reflejando algo que te están haciendo a ti que tu no haces a esa misma persona, pero que sin embargo si amplías tu visión te das cuenta que sí estás haciendo eso mismo a otra u otras personas, por ejemplo es posible que en tu trabajo un compañero se está aprovechando de ti, piensas que es injusto porque tú no estás haciendo lo mismo con él, pero si te paras y amplías tu visión te darás cuenta de que quizás estás haciendo eso a terceras personas de tu entorno, a tus padres, tu pareja, un hermano, en este caso se trata de tomar consciencia de eso que estás haciendo a otras personas y transformarlo y así dejará de reflejarse en tu vida.

Situación # 4 el espejo te refleja la diferencia entre tus expectativas con alguien y la auténtica realidad, a esto le llamamos idealización.  Lo que te molesta del otro es que no sea como tú lo tienes idealizado, quieres que esa persona o situación sea como tú quieres que sea y no como es en realidad, disparando con ello tu necesidad de controlar y cambiar a los demás.  En esta situación el aprendizaje pasa por aceptar la realidad como es, dejar de controlar y dejar de querer cambiar a las personas y aceptarlas tal y como son, no como te gustaría a ti que fueran.

Estas son las cuatro situaciones que te va a reflejar tu espejo, tu trabajo es hacer consciente cuál de esas situaciones te está mostrando para trabajar y transformar aquello que necesitas transformar en ti. Si no lo haces, la vida te va a seguir trayendo situaciones similares hasta que tomes consciencia de aquello que necesitas sanar o liberar en ti. Esas personas que te muestran aquello que tú necesitas hacer consciente para poder transformarlo y evolucionar son tus maestros de crecimiento.  Tus maestros son esas personas que muchas veces despiertan tu lado más negativo, estos maestros pueden ser una pareja que te saca de quicio, tus hijos que no te hacen caso, tu madre que intenta dirigir tu vida, un jefe que no te valora.  Deja de luchar para que ellos cambien, olvídate, no sirve porque ellos son sólo un reflejo de ti mismo, de aquello que tú has de hacer visible para  transformar, si tu no cambias, nada cambia porque seguirá estando el mismo reflejo en tu vida, coge la información que te llega del exterior para transformar tu interior y todo lo de fuera como por arte de magia cambiará.  Tu propósito de vida es ser feliz  y a través de tu autoconocimiento personal de tomar consciencia y salir de la reacciones automáticas, de sanar heridas y reordenar tu interior lo vas a lograr.  Recuerda, todo empieza en ti.

Excusa o propósito

Muchas veces nos sentimos abrumados con tanta información a nuestro alcance y tantas sugerencias para sentirnos mejor con nosotros mismos que no sabemos qué hacer o cómo empezar.

El secreto está en re-aprender lo aprendido que no nos está funcionando. Desde luego la excusa es, ya lo aprendimos así, eso fue lo que nos enseñaron, así van las tradiciones, se lo ha venido haciendo por muchos años.  La pregunta aquí es, te está sirviendo en la vida diaria, en tus relaciones personales, en tu trabajo, etc.  y realmente eso es lo que deseas hacer, sentir o ser por el resto de tu vida?

Modificar una conducta en muy sencillo. Es volver a aprender pero de diferente manera. La mayoría de las personas no saben cómo aprender, ni tampoco se concientizan de la importancia de ello. En su mayoría lo conciben como una resolución de problemas y situaciones determinadas sin tomar en cuenta que es su actitud concientizada la que debe primar.

La resolución de problemas es importante, pero el verdadero aprendizaje conlleva un trabajo de introspección, o sea, un trabajo en el que se considera críticamente el propio comportamiento a través del cual se intenta cambiar.

Este ejemplo lo encontré en  una de mis búsquedas y lo considero preciso, “imaginémonos un mecanismo a distancia que encienda cada fin de semana la calefacción de una casa a una hora determinada. Si su mecanismo dispusiera de un mini ordenador que se preguntase por qué enciende la calefacción cada semana y a continuación analizase si tiene que ser cada semana o cada quince días, el mecanismo realizaría un proceso completo”. Es igual con las personas, adoptamos aprendizajes sin preguntar el por qué y sin analizar o buscar más información al respecto y tener nuestra propia opinión sobre la cual decidir. Nos acostumbramos a huir de la crítica echando la culpa a cualquiera o incluso a todo el mundo menos a nosotros mismos.

Si a todas las excusas las tomamos como propósito para el cambio, al final lo que haremos es modificar nuestra conducta, no porque nos digan que debemos cambiar, ni porque en el curso que asistimos se nos recomienda hacerlo, sino porque sentimos una necesidad interior de mejorar. Es nuestra decision!

La conclusión será que el aprendizaje eficaz es el resultado de la gente razonando acerca de su propio comportamiento cada día.

El Agradecimiento

El agradecimiento es la memoria del corazón             Lao Tse

Tengo la plena convicción de que ser agradecidos es una de las formas de cruzar fronteras para llegar a un plano más emocional y espiritual.  Agradecer es reconocer con humildad  y valorar las cosas importantes de la vida o más bien dicho dar valía a todas las cosas que son parte de nuestro mundo.

En realidad el no saber agradecer, ese decir gracias que marca la cortesía y la buena educación, en el fondo no es más que un evitar abrirse a los demás, es actuar en una forma autosuficiente e inconscientemente poner una máscara de protección a nuestra fragilidad y carencia de autoestima saludable.

Si nos ponemos a pensar, cuando uno espera un gracias de alguien, en realidad es sentir que ese alguien comprenda que nos hemos preocupado por ellos, que hemos invertido nuestro tiempo y puesto nuestro corazón en lo que hacemos por él o ella.

A veces tenemos la idea errónea de que al recibir algo de alguien y tener que dar las gracias, supone quedar en deuda con esa persona.  Si esa es tu percepción, déjame decirte que tu agradecimiento no es sincero.  Que inconscientemente no estás dándote valor (autoestima) y aceptando que te mereces recibir lo dado.

Por otro lado hay personas que agradecen todo y a todos pero nada a ellos mismo, pensando que es una actitud egoísta o que no son dignos de hacerlo.  El agradecimiento a ti mismo es una forma hermosa de reforzar tu autoestima, así que jamás pierdas la oportunidad de hacerlo; verás cómo día a día tu autoestima se incrementará sin que te des cuenta.

El fin de semana pasado leí un libro que una buena amiga mía me regaló por mi cumpleaños, su título: “la magia del orden” de Marie Kondo.  Se me hizo muy interesante la forma como la autora lleva el agradecimiento a otro nivel!  considera el agradecer hasta a las prendas de vestir que estamos regalando, darle las gracias por habernos abrigado, por habernos hecho sentir elegantes y bonitas y por habernos acompañado en las aventuras de la vida, igualmente a los artículos que nos sirvieron durante el tiempo en nuestro poder, realmente me quedé impresionada!  Hablando sinceramente no se me hubiera ocurrido hacer esto y al ponerlo en práctica con las cosas que doné el fin de semana, la sensación de paz, tranquilidad y alegría fue hermosa, la certeza de que servirían a otras personas me dio un sensación de alivio increíble.  No sentí la prepotencia de regalar lo que ya no deseo, sino la felicidad de que me sirvieron y servirán ahora a otros.

Lo anterior me hizo recordar que muchas veces he hecho la comparación muy sencilla y hasta doméstica, sin el menor ánimo peyorativo,  que la vida es como un perrito tratando de agradarnos, que si le agradecemos por eso que está haciendo y le decimos que lo hace muy bien, sigue haciéndolo con más esmero, pues la vida también es así de fiel, cuando le damos gracias por todo lo que nos da, por todo lo que tenemos, nos da más y más cada día. El agradecimiento es una clara manifestación de un corazón que nos está enseñando a valorar cada detalle, cada palabra, cada caricia, cada momento compartido.  Es cuando nos detenemos a mirar a nuestro alrededor y nos concientizamos de todas las maravillas que poseemos, podemos ver, hablar, sentir, oler, tocar, correr; tenemos familia que nos ama, amigos que nos aprecian y  es saber que tenemos un vida llena de experiencias bellas.

Algunas personas consideran la gratitud con un músculo, a medida que lo entrenamos percibiremos más cosas por las que estemos agradecidos, así que a entrenar el músculo diariamente!!.

Dar y recibir

Dar y Recibir

Hace algunos días estuve conversando con una muy querida amiga y salió a la luz el tema dar-recibir.

Algunos sostienen que dar y recibir son dos caras de la misma moneda, pero es esto en realidad lo que pensamos? A veces parecería que lo que único que sabemos es dar y dar y dar y cuando se trata de recibir, inconscientemente pensamos que no nos merecemos lo que sea que nos estén dando o que no nos hace falta. Desde luego este es un punto a discutir. Muchos dirán que no necesitan recibir porque tienen mucho, bastante o demasiado y lo que les gusta es dar; pero si nos ponemos a analizar esto, en el fondo es el Ego que no nos deja aflorar nuestra humildad. Creo que todos hemos estado en esta posición alguna vez y se nos hace difícil recibir, lo importante es reconocerlo!

Si bien es cierto dar es una de las cosas más maravillosas que hay, siempre y cuando se lo haga de todo corazón y sin esperar que la otra persona ni siquiera agradezca, se lo haga por el placer de dar, sin gritarlo a los cuatro vientos, también es cierto que si no sabemos recibir le privamos a otra persona ese placer de dar que hemos experimentado nosotros, esa fue la enseñanza de mi amiga, muy valedera desde mi punto de vista.

Así que la próxima vez que alguien le ofrezca algo o le dé algo no se sienta mal ni piense que es por humillarlo(a), acéptelo con todo cariño, saque a relucir su valía, su Autoestima y sepa que usted se merece recibir y a la vez brindarle a otra persona la satisfacción de dar, que en sí es otra forma de dar.

Pequeños cambios grandes resultados

Cuando nos damos cuenta de que lo que sentimos no está de acuerdo con lo que deseamos y nos entra no sólo desconsuelo sino angustia, enojo y a veces rabia de ser así­ y no saber por qué ni cómo cambiar, es el mejor momento de comenzar a trabajar en ti mismo.

Tomemos en cuenta que el concepto que tenemos de nosotros mismo es el más importante, es por eso que cuando cometemos errores nos culpamos una y otra vez por él, pero a veces el concepto que tenemos no se ajusta a la realidad o no queremos aceptar las virtudes que tenemos, ya sea porque hay archivados conceptos erróneos escuchados en la niñez o porque simplemente no lo creemos. No olvidemos que nuestros pensamientos (no tanto la realidad) son los que hacen que nos sintamos mal y al fin y al cabo, nuestros pensamientos son para nosotros la realidad.

Como seres humanos no tenemos lí­mites sino los impuestos por nosotros mismo, es una verdad, pero los lí­mites que ponemos nos dan una imagen sobre nosotros que no es clara o parece no exitosa, pensamos que somos una carga para los demás, somos inseguros de dar cualquier paso así­ sea uno para el éxito, dudamos siempre de nosotros y sólo vamos donde otros quieren que vayamos.

Seguramente estás pensando que es un trabajo inmenso y difí­cil que no lo vas a poder hacer, podrá parecer desde afuera, pero si escuchas a tu corazón que grita por un cambio, ese es el incentivo perfecto para comenzar y si lo haces con pequeñas cosas y en forma sistemática verás que el resultado es increí­ble.

No necesitas hacer cambios drásticos en tu vida.  Actuar llevados por las emociones del momento no es lo mejor,  ver qué puedes hacer por mí­nimo que parezca para cambiarlo funcionará!. Por ejemplo, si al mirarte al espejo estás acostumbrado(a) a ver una persona no agradable, cámbialo!! observa cómo se iluminan tus ojos cuando sonrí­es! Cuando la timidez te produce miedo de hablar, di voy a cambiar, yo si puedo! Si tienes la mala costumbre de compararte con otras personas, para! eres único! Si tienes un trabajo que no te gusta y tienes que seguir, tendrás tus razones, pero busca algo que sí­ te guste hacer y hazlo!

Cualquiera de esos pequeños cambios que escojas para empezar será un buen comienzo y poco a poco vas a notar la diferencia, verás el gran resultado. Te sentirás mejor y por ende emanarás energí­a positiva a tu alrededor.

Hasta la próxima semana.