Qué es intimidad?

Muchas veces confundimos la intimidad con tener relaciones sexuales. Si bien es cierto es parte de la intimidad, pero realmente la verdadera intimidad viene de la confianza que tiene una persona en otra para ser auténtica. Es un sentimiento de cercanía a otra persona, un sentido real de dos vías basado en la empatía. Es ese estado en el que podemos compartir sentimientos personales sin sentirnos juzgados, no aceptados o incómodos por no hacer o pensar lo que se supone correcto.  Es la libertad que tenemos para contar nuestras inquietudes, nuestros sueños o hablar de defectos. Esas fallas, vergüenzas y miedos que no nos atrevemos a revelar fácilmente porque no queremos que nos perciban inseguros o débiles.

Qué es intimidad? es decirle a tu pareja me puedes rascar la espalda?, tengo algo aquí que no me lo puedo ver, lo haces tú por mi por favor? Es no ocultar cuando prestas dinero a tu familia, cuando ayudas a amistades.  Es mostrarse desnuda ante su pareja sin complejo alguno, aún a sabiendas de que hay algunas libras de más, que la fuerza de gravedad ha hecho su labor en nuestro cuerpo, que los años no pasan en vano. Cuántas personas hay que aunque tengan relaciones sexuales (intimidad) nunca han estado desnudas ante su pareja!. Probablemente alguien sabe de qué estoy hablando. Es esa revelación de esa área oculta de nuestra vida la que nos acerca más a esa persona elegida. A medida que nos vamos acercando a ese otro, vamos revelando poco a poco y sutilmente áreas privadas de nuestra persona. En otras palabras, nuestro verdadero yo.

Para tener intimidad con tu pareja o con quien quieras tenerla, necesitas ser tu mismo, aceptarte como eres y lo que eres y darte cuenta de cuánto vales como persona, mujer u hombre, como esposa o esposo, como padre o madre, como amigo o amiga, es decir tu verdadera valía que solamente te la da tu Autoestima.  El momento que te aceptes, que te ames, que te valores y que lo sepas muy conscientemente en lo más profundo de tu ser, es el momento en que vas a poder tener intimidad con cualquier persona, dejando de lado el concepto erróneo de limitar la intimidad al campo sexual, así como también que ésta solamente se la puede tener con la pareja.

En el proceso de intimar vamos tanteando y probando hasta que se construye la confianza. Unos con mayor cautela que otros, pero al final terminamos mostrándonos tal y como somos.  Es así  como iremos fortaleciendo la conexión cada vez más y más hasta que logramos acercarnos realmente.  Es ahí donde conocemos la verdadera intimidad emocional.

Intimidad se puede tener con un amigo(a).  Es irte al ginecólogo con tu mejor amiga, es contarle nuestras dolencias tanto físicas como emocionales. Es ser cómplices en situaciones que tu sabes jamás te dejaría mal o te delataría. Es decirle a tu amigo que estás enamorado de otra y no sabes qué hacer en tu hogar,  es contarle que los años te han caído y ya no eres el mismo sexualmente y pides su consejo, en definitiva es abrir nuestros corazones a ese alguien en el que confiamos profundamente. En ese revelar surgen el compartir de emociones específicas como lo son las frustraciones, los miedos, las inseguridades, la vergüenza, etc.

En realidad la magia de la intimidad emocional radica en la aceptación. Encontrar a alguien que te siga mirando con ojos de admiración y amor luego de conocer ese lado oculto de nosotros; eso nos lleva a sentirnos aceptados y amados. Es la libertad que experimentamos tanto para dar como para recibir diferentes expresiones de amor.

Para poder tener intimidad con cualquier persona primero tienes que tenerla contigo mismo, tienes que ser tu amigo(a), tu cómplice, tu mejor compañía y saber que por nada del mundo te traicionarías; porque eso es lo que hacemos muchas veces, traicionarnos por falta de Autoestima en aras de la paz en una relación.  Han oído esa frase “para llevar la fiesta en paz”? si, esa es la típica frase que termina llevándote a la codependencia, que una de sus características es maximizar nuestros sentimientos de frustración por falta de reconocimiento de lo que estamos haciendo por alguien, sin ponernos a considerar que nuestra primera prioridad es cuidar de nosotros.

Una vez que logramos adquirir y experimentar esa aceptación, no queremos perderla ya que se convierte en algo esencial e indispensable en nuestra vida. No asumimos actitud de juicio sino más bien de querer entender, de que nos sintamos comprendidos, bienvenidos y auténticos. No olvides que tanto valor tiene tu intimidad como la de los demás, así que es tu responsabilidad ser prudente y confidente a la hora de valorar a los demás, diferenciar entre lo público y lo privado para así tener relaciones positivas.

Considerando que la opinión más importante para ti es la que tú tienes de ti mismo, ya pensaste qué pensarías de ti si tú misma te traicionas? es por eso que dicen que la peor traición es la que te haces a ti mismo, cómo? por lo general diciendo si cuando en el fondo quieres decir no. Esa es la más grande traición que nos hacemos, dicen que cada vez que decimos si cuando queremos decir no, muere una parte de nuestro interior. Una persona que se valora a sí misma de verdad es aquella que sabe que su intimidad no tiene precio, por tanto, no comparte con cualquier persona un tema confidencial, un secreto o cualquier dato relevante de su vida, sabe poner límites y cuándo decir no.  La amistad verdadera que surge en la conexión de alma a alma es aquella que está marcada por la intimidad que dos amigos comparten en sus conversaciones de una forma consciente. A su vez es importante darnos la oportunidad de procesar las emociones que se experimentan a raíz de la revelación para así darle paso a la razón y a la empatía, para no actuar de forma impulsiva y con juicios, caso contrario será difícil que la otra persona sienta la confianza necesaria para abrirse.

Así que es Tiempo de Pensar si realmente tienes intimidad con tu pareja, con tu mejor amigo y principalmente contigo.

 

El odio es amor estancado

 

Conversaba el otro día con una amiga sicóloga acerca del odio y me dijo algo que llamó mi atención, que el odio era amor estancado! no puedo negar que me asombró tal definición, así que me puse en la tarea de investigar.

La definición de odio de acuerdo al diccionario es: Sentimiento profundo e intenso de repulsa hacia alguien que provoca el deseo de hacerle daño o de que le ocurra alguna desgracia.

Buscando información me encontré con esto que me pareció interesante y se los comparto: “Podemos decir, y sobre esto tantas opiniones como expertos, que el odio es un sentimiento procedente de la elaboración a través del pensamiento de la emoción que conocemos como ira.

Para ir aclarándonos un poco, conviene explicar, que la emoción es algo que acontece en un espacio de tiempo muy pequeño, de corte fundamentalmente fisiológico y, por lo tanto, con escaso control por parte de la persona.

Lo que sigue a la emoción es el sentimiento, es decir, qué suscita en el ser humano esa emoción y qué decide hacer con ella a través del pensamiento.  Es por lo tanto un proceso diferente y más extendido en el tiempo.  Y von posibilidades de control”.

Basándonos en esto podemos decir que tenemos control sobre lo que sentimos.  Es cierto, en verdad tenemos control sobre nosotros, realmente es el único control que tenemos.  Controlamos nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras decisiones, nuestras palabras y nuestras acciones, no podemos controlar a nadie más.  Algunas veces tenemos la idea de que estamos controlando a alguien, pero en realidad es ese alguien, esa sed de control que nos controla a nosotros.  De eso hablaremos más tarde ya que eso entra en el campo de la codependencia.

Volviendo a lo que nos ocupa, somos nosotros los que analizamos lo que ha ocurrido y decidimos qué hacer con eso.  Entra en juego la voluntad de hacerlo desde luego tomando en consideración ya sea el odio, el rencor, el resentimiento o el amor, la comprensión y el perdón.

No quiero decir con esto que aceptemos una ofensa grave o no reclamemos si se nos ha tratado mal; el punto es cómo hacerlo.  Lo más importante es buscar en nuestro interior e identificar qué emoción prevalece, entonces  tomando en consideración todos los elementos de juicio, decidir si respondemos desde el amor o de su opuesto, el miedo.  Aquí una aclaración, para muchos el opuesto del amor es el odio, para otros incluyéndome, el opuesto del amor es el miedo.  El odio realmente es amor estancado, no han oído esa frase: “del odio al amor hay un paso” .

Para lograr un equilibrio satisfactorio es muy importante trabajar con nuestras emociones.  Ocultarlas, ignorarlas o ponerles cemento encima no es aconsejado.  Con el pasar de los años se vuelven más fuertes y a la final terminan por somatizar de alguna forma, puesto que nuestro organismo lo procesa de una manera diferente a como nosotros lo tomamos.  Les digo esto por experiencia personal, fui una persona que decidió no tener miedo y sepultar el dolor de las cosas tristes que pasaron en mi vida, más tarde este comportamiento se volvió codependencia y de ahí muchas malas decisiones que no estaban de acuerdo con mi Yo interior.  Ahora que he hecho terapia de emociones, sé con certeza que guardarse las cosas que queremos gritarle al mundo no funciona como nosotros creemos, no es sólo mi experiencia personal, es la conclusión de sicólogos y terapeutas.

Para ponerlo más claro. Imagínese que está celebrando con su grupo de la oficina, entre todos sus amigos y conocidos ha venido también a celebrar la persona que más detesta en su oficina porque siempre está criticando lo que usted hace y desde luego eso a usted le saca de sus casillas, puesto que lo menciona cada vez que tiene oportunidad. Y claro, lo dice, por supuesto, delante de todos. Y desde luego a usted le molesta, le “hierve la sangre”. Realmente sí, usted nota que sus puños están tensionan, su cara está rígida, aprieta los dientes y la adrenalina fluye por todo su cuerpo, esa es la emoción, pero esto dura muy poco tiempo.  Luego sigue el sentimiento, que es más lento, pero todo va en relación a lo que esa persona dijo y usted piensa en qué hacer con eso.   Es ahí donde decide. Decide qué? Ignorar, negar la ira que con el tiempo se transformará en rencor porque no es la primera vez que lo hace y luego terminará odiando. La pregunta es odiando a quién? A esa persona por las tantas veces que le ha fastidiado la vida, o a usted por no haber hecho nada al respecto y permitir que siga molestando?. O decide expresar sus sentimientos y enojo y en forma calmada hacerle saber que no es correcta su actitud ,. Si decide expresarse le quedará la satisfacción de haber hecho valer su opinión a la vez que reforzará su Autoestima.  Se ha hecho valer!

Recalco que el trabajo es nuestro, recuerde la frase de quien fue Primera Dana de los Estados Unidos, Eleanor Roosevelt: “A nadie lo hieren sin su consentimiento”.  Es cierto que a veces hay personas que nos hacen hervir al sangre! pues no es metafórico, es literal, todo nuestro sistema se descompensa robando así la paz de nuestro Espíritu. Cedemos a la ira que más tarde se convertirá en rencor y el rencor en el llamado odio.  También es cierto que somos nosotros los que decidimos si eso nos va a herir o no.  Hacerlo sería darle gusto a la persona que lanzó la injuria y así ella cumpliría su cometido, no hacerlo es nuestra paz interior.

Así que la próxima vez que se vea en una situación que usted considere de odio (amor estancado), piense en el inmenso amor que posee y hágalo fluir para usted, recurra a su paz interior, hágalo fluir para todas las personas, incluyendo las que tratan de robar su paz interior.  Deje fluir el amor, deje fluir la vida, deje fluir el dinero, oxigene todo lo que pueda y verá como primará en su vida la fuerza más poderosa del Universo.  El Amor.

 

visita: www.AutoestimaPrimero.com

 

Aprender a quererse 

 

Nadie puede dar lo que no tiene. Lo fundamental para poder amar a otra persona es amarnos a nosotros mismo, si alguien no es capaz de quererse a sí mismo, no puede amar a los demás.

Qué significa quererse a uno mismo?

Es darse la oportunidad de descubrir el gran potencial y la grandeza que llevamos dentro.  Somos hechos a imagen y semejanza del Creador.

Significa ser honestos, especialmente con nosotros mismo y comprometernos a obtener la excelencia en nuestras vidas en todos los ámbitos.

Significa principalmente tener en cuenta nuestras necesidades, respetarnos y aceptarnos por ser quienes somos.

También es dejar de juzgarnos, de criticarnos, de compararnos con los demás.  Dejar de exigirnos ser diferentes de quiénes somos y romper con la idea errónea aprendida que tenemos respecto a nosotros. Es decir no ser duros con nosotros ya que esto condiciona nuestras vidas y nos lleva a vivir desconociendo lo valiosos que somos. A vivir una vida que no es la nuestra!

Quererse a uno mismo significa atrevernos a ser quienes somos, abrazando nuestra realidad aunque a veces no nos guste o no se acerque a lo que queremos que sea, porque acogiéndola y aceptándola podremos atravesarla y trascenderla.

Cuando aprendemos a amarnos nos apreciamos, buscamos nuestro bienestar y somos capaces de proporcionar bienestar a otras personas. Entonces elegimos para relacionarnos personas que también se aman y establecemos relaciones saludables que nos permiten ser quiénes somos y crecer y madurar de acuerdo con nuestro propio proceso, caminando a nuestro propio ritmo.

Es perder el miedo a perder, a depender de los demás, a vivir del qué dirán, a tomar en cuenta otros criterios y no el nuestro, es ahí donde comienza nuestro crecimiento como personas autónomas y tomamos las riendas de nuestras vidas.

Amarse es conocerse. No se puede amar lo que se desconoce. Poner conciencia de nosotros es rescatarnos de ese olvido que hemos hecho y vivir realmente nuestra vida.

Es aprender a cuidarnos y cubrir nuestras necesidades sin esperar que otros lo hagan por nosotros. Somos los responsables de nuestras vidas. Esa es nuestra prioridad.

Amarse es abrirse y liberarnos de los condicionamientos que nos mantienen prisioneros de nosotros mismo y atrapados en sentimientos caducos y negativos.

Es atreverse a ser quienes somos despojándonos de las máscaras que nos hemos colocado para agradar a los demás y conseguir que nos acepten y nos den su amor.

Amarse es aceptarse con nuestras capacidades y también con nuestras limitaciones, con lo que nos gusta más y con lo que no nos gusta.

Amarse es vivir aquí y ahora conscientes de nosotros mismos.

Estamos en este mundo para ser nosotros, para crecer liberados de nuestros condicionamientos y encontrar nuestro propio sentido y nuestro lugar en el mismo.  Para alcanzar la realización de todo nuestro potencial humano.

Así que sé cómo eres, sé tú mismo.  Abre tu corazón para encontrarte con quien eres, ese ser auténtico y maravilloso que vive dentro de ti lleno de posibilidades y que sólo puede expandirse si lo acoges, lo aceptas y lo abrazas.

Olvídate de lo que crees que debes ser y solo sé tú mismo, arriésgate a sentir lo que sientes, acepta y agradece tu vida. Limpia tus creencias de ayer y estrena tu nuevo yo, que resuene en tu interior con toda su fuerza, así dirás: “Este soy yo y así está bien, así me amo”.

Es en ese momento cuando uno comprende de verdad lo que significa quererse a uno mismo.

 

Aprendamos a aceptarnos

Aprendamos a aceptarnos

 

Parte importante de una Autoestima saludable es practicar el valor de la aceptación. Aceptarnos a nosotros mismo tal y como somos. No ponernos defectos ni físicos ni psicológicos, porque estamos convencidos que somos seres humanos con las mismas capacidades y atributos que todos los demás. Aceptarnos es ser felices tal y como somos. Cuando asumimos esta hermosa decisión, nos convencemos que no somos más que los otros, ni que los otros son más que nosotros y que lo importante está en respetarnos nuestro espacio.

 

Quiénes somos realmente? Hagámonos esa pregunta permanentemente. No somos más que seres humanos. No somos militares, políticos, ricachones, pobrecitos, mendigos, harapientos, presidentes, ni congresistas. Simplemente somos seres humanos, es la mayor jerarquía a la que podemos aspirar. Aceptémonos como lo que somos y no olvidemos la unidad, todos venimos de la misma fuente, fuimos creados por el mismo Creador. Lo que si debemos olvidar son títulos, uniformes, jerarquías, joyas y demás cosas materiales y démonos cuenta de que somos realmente una maravilla del Universo. El aceptarnos tal y como somos nos hace libres y rompe las cadenas que nos atan al complejo de inferioridad.

Concienticémonos que somos seres capaces, inteligentes y creativos igual que todos los demás seres humanos, entonces cojamos los complejos, la timidez, los tabúes, las inhibiciones y tirémoslos a la basura. Tu eres una criatura del universo por lo tanto eres muy valioso. Acéptate.

También tomemos en cuenta que somos responsables de nuestros actos, como dicen somos el arquitecto de nuestro propio destino. Pensemos muy bien cada paso que demos para no arrepentirnos ni sentir vergüenza. Porque es cierto que como seres humanos somos iguales y tenemos iguales derechos, pero muy importante tener en cuenta el valor que nos damos en la sociedad depende de nuestro comportamiento dentro de ella. Si al actuar nos olvidamos de los principios no podríamos igualarnos a quienes lo hacen con dignidad. Es ese valor que nosotros nos damos, el que marca nuestro sitio en la sociedad. Es cierto que  debemos aceptarnos tal y como somos, pero procuremos siempre andar limpios de mente y de corazón, por el camino correcto, por la senda de la dignidad y el decoro para siempre poder tener nuestra frente en alto.

 

Aceptarse tal y como uno es, es no vivir de ilusiones y de fantasías, es poner los pies sobre la tierra y muy firmes. Vivir un mundo de engaños, de vanidad, de superficialidad, es una vida de locos y que enferma a cualquiera. Promueva lo que usted es, ni le quite ni le ponga o exagere en sus expresiones. Espere que otros le den la escala de valores que usted se merece. No se vanaglorie. No practique la pedantería. Acéptese con humildad. Como lo que, es y ya. Una maravilla del Universo.

 

El desarrollo personal es un proyecto de vida, en el cual nos comprometemos con nosotros mismos a alcanzar la excelencia en todas las áreas para tener un equilibrio armónico que nos permita expresar a plenitud nuestro potencial como seres humanos y así vivir una vida llena de satisfacciones.

Un vida plena!

El Cuestionario de Oro te guiará a ello.

 

 

Consejos para reforzar tu Autoestima

Basados en que la autoestima es la opinión que cada uno de nosotros tenemos de nuestro valor como personas, dicho sea de paso, la más importante de todas; que es el combustible para el trabajo que hacemos en la vida, para motivarnos a conseguir nuestras metas. Que cimenta nuestro potencial para triunfar especialmente en el campo de las relaciones con los demás.  Que es la que nos da independencia y habilidad para hacer las cosas por nosotros mismos, se podría decir que la Autoestima es la que nos ayuda a ubicar nuestro lugar en este mundo y principalmente creer en nosotros.

A veces erróneamente la basamos en el estado de ánimo o en cómo nos está yendo en el presente. Necesitando experiencias externas para contrarrestar los sentimientos y pensamientos negativos que constantemente nos acompañan. En esos momentos, los sentimientos positivos (como la felicidad por haber bajado de peso o un ascenso en el trabajo) son temporales y no válidos.

 

La autoestima saludable nos da la habilidad de conocernos perfectamente y ser capaces de aceptarnos y valorarnos incondicionalmente, tal como somos.  Esto significa que somos capaces de ver de forma realista cuáles son nuestras fortalezas y nuestras limitaciones. También se basa en la motivación y la actitud correcta para triunfar. Además nos permite tener una actitud positiva frente a la vida.

Para reforzar nuestra autoestima el primer paso es darnos cuenta de que algo anda mal en nuestro proceder, que si hacemos cosas que en el fondo no nos gustan solamente por agradar a otra persona y sentirnos aceptados y apreciados con la consecuente frustración de que no lo conseguimos, definitivamente tenemos que trabajar en valorarnos a conciencia.

La clave es comenzar a aceptarnos tal como somos, en lugar de querer ser lo que otros quieren que seamos. Este es uno de los pasos más difíciles de conseguir porque siempre estamos pensando que si tuviéramos un mejor cuerpo, una nariz más bonita, una piel sin brotes de acné o arrugas, seríamos más felices y nos querríamos más o se fijarían en nosotros, pero la realidad es otra. Todas las personas en algún momento de su vida quisieran cambiar algo de su físico; el secreto está que en lugar de ir en contra de lo que es, empecemos por aceptar las llamadas imperfecciones y  sacarles el mejor partido que se pueda.

Silenciemos nuestro crítico interno. Esa vocecita interna que se la pasa mandándonos mensajes negativos todo el día: diciendo que no vamos a conseguir ese trabajo antes de entrar a hacer la entrevista, o esa voz que nos dice que el chico que nos gusta seguramente no  llamó porque estamos gordas, flacas, bajitas, muy altas, etc. Cuando ese crítico empiece a trabajar, cambiemos esos pensamientos negativos por unos positivos, aunque los sintamos falsos. (En Inglés hay un dicho: Fake it until make it!) esto quiere decir que lo pretenda hasta que lo crea, pues eso hagamos. Lo importante es cambiar el condicionamiento de negatividad en el interior. Aquí un paréntesis para un buen ejercicio: por cada pensamiento negativo, crear tres pensamientos positivos! los resultados serán increíbles.

Recordemos que las personas que son seguras de sí mismas también tienen malos momentos y principalmente que las demás personas no nos juzgan tan fuertemente como lo hacemos nosotros.

Somos nosotros los llamados a querernos, valorarnos y respetarnos, así que a empezar a tratarnos como la persona más importante del mundo.  Cuidémonos como lo haríamos con una persona a la que amamos mucho, que es muy valiosa para nosotros y por ende fabulosa.

Para tratarse bien:

  • Dormir lo suficiente, comer sanamente, hacer ejercicio regularmente y practicar una buena higiene personal.
  • Realizar actividades divertidas y relajantes como ir al cine, tomar una siesta, practicar la jardinería, comprar una mascota, aprender a meditar o cualquier cosa que disfrutemos mucho.
  • Reconozcamos nuestros logros de una manera honesta y agradable. Festejemos solos o acompañados la terminación de ese proyecto que tanto trabajo nos costó, démonos un premio cuando logremos esos retos que tanto empeño le pusimos, etc.
  • Que si cometimos errores? Aprendamos a perdonarnos, todo el mundo comete errores!.

Uno de los puntos más importantes, y que a veces constituye el enemigos número 1 de la autoestima es centrar la atención en todos los errores que cometemos y monitorear detalladamente todo lo que hacemos. Esto puede provocar mucha ansiedad e inseguridad para hacer las cosas. Por ejemplo: En una reunión si deseas hacer un comentario a tu grupo de amigos. Tu mente comienza a trabajar preocupándote de que si tu comentario será el adecuado, de que si pensarán los demás que es muy tonto o peyorativo el comentario. De pronto los nervios te traicionan y empiezas a ponerte muy nerviosa(o) y después de unos minutos de sudar frío decides no hablar. Cuando suceda esto, trata de pensar en otra cosa como por ejemplo: observar algún objeto y empezar a describirlo. Después de unos segundos de hacer este ejercicio, te habrás dejado de obsesionar contigo y podrás seguir tus planes tranquilamente.

Más tips para mejorar tu autoestima

 

  • Escucha a tu voz interna y hazle caso, pues ella sabe lo que es mejor para ti.
  • Infunde buena vibra, buenos deseos y felicidad a todas las personas que conozcas.
  • Piensa positivamente para que recibas y hagas siempre tu mejor esfuerzo. Piensa que tú mereces esto y mucho más.
  • Piensa en la felicidad y el éxito de las demás personas. Ofréceles tu ayuda y apoyo cuando lo necesiten.
  • Olvídate de los errores del pasado y concéntrate en los éxitos del presente, el futuro a veces cambia nuestros planes.
  • Siempre has tu mejor esfuerzo para que te sientas orgullosa(o) de ti misma(o).

 

 

 

 

 

Comienza a liberarte

Si leíste mi blog anterior y te pusiste a pensar en él, probablemente te estarás preguntando cómo liberarte de la carga que llevas por años si muchas veces ni siquiera sabes el por qué de esas cargas, solamente que están ahí. También te preguntarás si quien te hirió no tiene la culpa, entonces quién. Igualmente cómo disfrutar de la vida cuando hay cuentas que pagar y asuntos que resolver.

La solución realmente es muy simple, aunque a veces parece un tanto difícil, aceptar las cosas como son, o están o suceden.

La aceptación es indispensable para poder trabajar con lo que queremos trabajar. Pero que pasa en nuestro inconsciente?, la negación se hace cargo de nuestra mente y nos la nubla, es por eso que despertar nuestra consciencia es de vital importancia para así darnos cuenta de qué es lo que nos conviene más para nuestro bienestar personal y nuestra felicidad interior, para valorarnos más y más cada día.  El momento que aceptamos que tenemos un problema, que hay algo que nos molesta, ese momento hemos dado el primer paso a nuestra liberación.

Por difícil que sea acéptalo, lamentarse sobre el pasado no cambiará nada y preocupándose por el futuro no te protegerá de él. Qué es lo que se puede hacer, aquí y ahora, para atraer más amor a tu vida, felicidad y paz ya que el objetivo de nuestras vidas es ser felices?. Nos sería de buena ayuda tomar en consideración lo siguiente:

Neale Donald Walsch, autor de la trilogía “Conversaciones con Dios”, tiene esta sabia definición: “La perspectiva crea la percepción, la percepción crea la creencia, la creencia crea el comportamiento, el comportamiento crea la experiencia y la experiencia crea la realidad y la realidad crea la siguiente perspectiva”.

La perspectiva es el modo de visualizar o dibujar un escenario, en la vida real es la forma cómo vemos las cosas, nuestra idea de ellas o nuestro paradigma.

La percepción es la manera en la que el cerebro interpreta los estímulos sensoriales que recibe a través de los sentidos para formar una impresión consciente de la realidad física de su entorno, redundando diríamos que es lo que percibimos de lo que visualizamos.

La creencia es el estado de la mente en el que un individuo supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa, o sea que está totalmente seguro de lo que piensa.

El comportamiento o conducta es el conjunto de respuestas que presenta un ser vivo en relación con su entorno o mundo de estímulos. El comportamiento puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario, o sea que tu actúas de acuerdo a la información que has recopilado hasta aquí.

La experiencia es una forma de conocimiento o habilidad derivados de la observación, de la participación y de la vivencia de un evento proveniente de las cosas que suceden en la vida, especialmente de las cosas que suceden en tu vida.

La realidad es existencia real y efectiva de una cosa, desde luego tomando en consideración todos los conceptos dados anteriormente sería tú realidad.

Así  que veamos las cosas desde otro punto de vista, desde otra perspectiva, más positiva, más alegre, más tolerante para que partiendo de ese punto tengamos una percepción diferente de lo que está pasando en nuestras vidas, que nuestro comportamiento sea de acuerdo con nuestro criterio, un criterio consciente para así tener una experiencias que nos hagan realmente felices y seguirnos llenando de buena energía cada día y atrayendo cosas buenas hacia nosotros.

Tratemos de olvidarnos del Ego, el egoísmo, el egocentrismo, los rencores, las culpas, todo eso que nos atormenta y que no tenemos el coraje de manifestarlo por temor al qué dirán, por mantener una relación que realmente no nos nutre, más bien nos está matando por dentro o de un trabajo que no nos da satisfacciones.

Concluiré recalcando que todo depende de cómo vemos las cosas y no de la forma en que son en sí mismas. Es nuestra percepción la que determina el significado que le damos a los hechos, no son los hechos en sí, es nuestra percepción sobre la realidad la que determina nuestra forma de actuar.

Tomemos responsabilidad de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos, de nuestras emociones, de nuestras acciones que son lo único sobre lo que tenemos control y así iremos liberándonos cada día de nuestras cargas.

En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, todo se ve del color del cristal con que se mira.                               Ramón de Campoamor y Campoosorio.

 

Esclavitud moderna

Cuando hablamos de esclavitud siempre pensamos en épocas muy lejanas de tiempos pasados, pero lamentablemente en nuestra época sigue habiendo esclavitud!

Pregúntate de qué eres esclavo(a)?, de las heridas que recibiste cuando niño(a)?, de tus traumas de la infancia?, de lo que alguien más decidió que fueras?, de una relación que no te satisface?, de un trabajo que no disfrutas? o de la rutina de la vida?. Se podrí­a asegurar que la mayorí­a somos esclavos de algo, de algún trabajo, de alguna escuela, de alguna pareja, de un grupo, de una religión, hasta podrí­amos decir que de un aparato electrónico. Liberarnos es lo importante, tirar la carga que se lleva en la espalda con resentimientos, rencores, culpas propias y de otros. Deja de culpar a otros y a tu pasado de lo que no marcha bien en tu vida. Cada dí­a tienes la oportunidad de empezar otra vez, cada mañana, al abrir los ojos recibes otra oportunidad, recibes inspiración para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida, la responsabilidad es toda tuya, es tu decisión. No olvides que tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, tampoco depende de Dios, tu felicidad depende de ti, porque si tú no quieres estar feliz, nadie puede hacer nada al respecto.

Pregúntate qué es lo que te tiene esclavizado(a), el miedo al rechazo? al éxito? al fracaso? al qué dirán? a la crí­tica? a cometer errores? a quedarte solo(a), esas ideas están en tu mente y son cadenas que tú mismo le has impuesto a tu vida. A lo que debemos tenerle miedo es a no ser nosotros mismo, a dejar pasar nuestra vida, a que más tarde digamos dónde se fue el tiempo? sin darnos cuenta que lo que se fueron son las oportunidades que nos brindó la vida, que no las aprovechamos, oportunidad de decirle a otros cuánto los amamos, oportunidad de mostrarte a otros como eres, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes.  Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta que nadie lleva un registro de tus faltas, sólo tú mismo, ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica eres tú mismo,  ya déjate en paz, ya perdónate, camina con tu frente en alto orgulloso(a) de quien eres, una pieza de arte de Nuestro Creador. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil, hoy estamos mañana no sabemos, que no merece perder el tiempo con rencores, con discusiones innecesarias, hoy es el dí­a de perdonar las ofensas del pasado y de aclarar viejos malentendidos.  Da amor a los que amas sin querer cambiarlos, acéptalos tal y como son y respeta el don más valioso que han recibido de Dios, su libertad.

Disfruta de tu vida sin esperar a arreglar todos tus problemas, que se desaparezcan tus traumas, que llegue el amor de tu vida o que regrese el que se fue, que todo salga como tú quieres que sea, que alguien reconozca tu valí­a, no! disfruta aquí­ y ahora, en el presente que es cuando la vida está sucediendo, en este preciso instante, si al terminar de leer esto quieres abrazar a quien está junto a ti, hazlo! llamar a decir a alguien que lo estás pensando, hazlo! a disculparte con alguien por algún error, no esperes, hazlo hoy!. Y recuerda quien tiene que reconocer tu valí­a eres tú!!

Agradece todas las bendiciones que tienes, agradece tu capacidad de oí­r el canto de los pájaros y disfrutar de la Madre Naturaleza con todo su esplendor, de que puedes escuchar tu música preferida, la risa de tus hijos, juega con ellos, diles cuánto los amas.  La vida tiene a veces situaciones difí­ciles, pero recuerda lo bien equipado(a) que estás para enfrentarla, una gran fortaleza que te permite soportar todas las pérdidas, la libertad de elegir, cómo reaccionar ante lo que sucede y principalmente el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Así­ que no olvides que fuiste formado a partir de un diseño maravilloso concebido por Dios y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos, pero principalmente lo maravilloso de ser como somos!!

Nuestro mejor consejero

Si nos preguntaran qué piensa usted de su Autoestima, diríamos está perfecta!

Respuestas como yo me amo a mi mismo(a), hago lo que quiero y me hago respetar cuando me molestan serían algunas de ellas.  Pero nos guardaríamos los si supieran que me da miedo hablar o expresar lo que siento y lo que pienso por temor a ser juzgado(a).  Que hago lo que me dicen para agradar y así­ ser aceptado(a), que me veo feo(a), que no me siento sexy o con atractivo, que muchas veces me siento tonto(a), que por dentro me remuerde la ira de no ser reconocido(a) cuando he hecho tanto por alguien. Que cuando quiero algo tengo que ceder a lo que otros proponen y agachar la cabeza “para llevar la fiesta en paz”. Han oí­do esa frase?

Me dirán ustedes eso qué tiene que ver con la Autoestima? pues les diré que todo!!

Cuando nos valoramos por lo que realmente somos y hacemos valer nuestros derechos sin pisotear a nadie es cuando tenemos una Autoestima saludable.

Cuando hacemos valer nuestra opinión pero no por lo que otros dicen, si no porque eso es lo que pensamos al respecto y si difiere de otro criterio está bien, porque todo punto de vista es válido. Como seres humanos somos diferentes dependiendo de cultura, entorno, educación, creencias, etc. por ende nuestras perspectivas cambian y así­ también nuestras percepciones de las cosas.  El respeto es la base para acordar que no se está de acuerdo.

Porque para sentirnos aceptados no necesitamos estar de acuerdo con lo que no va con nuestros principios.  Que no nos hace bien acceder a consumir alcohol o drogas o a tener sexo para que nos acepten, si eso ocurre es que nos están abusando y nadie tiene derecho a hacerlo, ahí­ entra nuestra valía, nuestra Autoestima.

Que cuando nos sentimos feos o no sexy estamos diciéndole a nuestro Creador que somos un error de El, será cierto? El comete errores? es el Poder y la Perfección en esencia por qué haría algo así­? respóndase usted mismo. Así­ que la próxima vez que se mire al espejo comience por darse cuenta qué es lo más bonito que tiene. Su sonrisa? una sonrisa ilumina el mundo! Sus cejas? sus ojos? esos que reflejan la maravilla que está dentro. Su boca, esa que podrí­a ser la envidia de muchos, así­ que a hablar con el espejo y sacar lo bellos que somos!

Que a veces pienso que soy tonto(a)? pues sí­, a veces todos hacemos tonterí­as, es parte de la vida, eso no quiere decir que somos tontos y si es más de una vez que nos sentimos de esa forma, o muy a menudo, piense de dónde viene esa idea. Será que la oyó de niño(a) y se le grabó?  talvez, pero ahora ya no es un(a) niño(a) que tienen que decirle qué es o qué no es, ahora es usted quien decide qué quiere ser.

Enojado(a) porque ha hecho tanto por alguien  o por muchos sin ningún reconocimiento? pues bien, a aceptarlo!  hay gente desagradecida en el mundo, así­ que serí­a bueno comenzar a hacer cosas por alguien que sí­ le va a agradecer y muchísimo!! por usted mismo(a)!

Todos estos sentimientos encerrados que desatan emociones un tanto desproporcionadas en nuestro interior nos llevan más tarde a la codependencia de la cual hablaremos en un futuro.

En definitiva nuestro yo interior, nuestro corazón es el mejor consejero y el que realmente nos va a dar la respuesta de cómo está nuestra Autoestima.

La próxima vez antes de hablar, de aceptar, de estar de acuerdo, de decir si,  haga una pausa y piense cómo se siente en su interior, qué le está diciendo su corazón y así­ poco a poco irá cambiando su manera de pensar acerca de usted , cambiará su perspectiva y poco a poco igualmente comenzará a valorarse, a cambiar la forma de percibirse a si mismo(a).

Toma tiempo! pero vale la pena!

Hablemos de Autoestima

No puedes tocarla, pero afecta cómo te sientes. No puedes verla, pero aparece cuando te miras al espejo. No puedes oírla, pero está ahí cuando hablas o piensas sobre ti mismo.

Qué es esa cosa tan importante y misteriosa a la vez? Es tu AUTOESTIMA!!

Siempre me pregunté por qué personas en un mismo entorno, con las mismas capacidades y teniendo las mismas oportunidades, opciones y herramientas hay algunas que son totalmente exitosas y otras no.  Personas que teniendo lo que se podrí­a decir todo, no son felices y siempre añoran algo; otras a sabiendas de que la situación en que están es insostenible continúan en la misma; y, otras por no salir de su llamada “Zona de comfort”, no hacen algo por progresar?.  A la conclusión que llegué luego de un exhaustivo análisis, investigaciones y entrevistas es que existe un denominador común, Autoestima!!

La definición de Autoestima de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua es:  Valoración generalmente positiva de sí­ mismo.

Para entender la Autoestima es importante separar el término en dos palabras. Analicemos la palabra estima, que significa que algo o alguien es importante, especial o valioso. La admiración por una persona cercana, tu padre, un médico, un bombero, un policía, un voluntario, etc. podría igualmente ser algo físico, valoras el trofeo en el concurso de matemáticas, en el juego de futbol porque representa un logro importante en tu vida, el automóvil que manejas porque es el fruto de tu esfuerzo, etc. Y auto, significa tu mismo. Por lo tanto si unimos las dos palabras nos facilitará darnos cuenta del verdadero significado de Autoestima.  Es cuánto te valoras a ti mismo y qué tan importante piensas que eres. Es la forma en la que te ves y cómo te sientes respecto de las cosas que puedes hacer.

No se trata de pensar que eres perfecto, porque nadie lo es, no se trata de jactarse de lo que tienes, si no de llegar a saber qué cosas haces bien, cuáles son tus talentos y por lo tanto cuánto vales como persona.

Lo más importante de la Autoestima es que hace que nos sintamos bien con nosotros mismos, porque el modo que nos sentimos respecto a nosotros mismos incide en forma decisiva en todos los campos, el trabajo, el amor, el sexo y el proceder con los que nos rodean.

Así que embarcarnos en la aventura de descubrirnos a nosotros mismos y por ender valorarnos para bien de nuestra Autoestima es un viaje reconfortante.

Nos vemos la próxima semana.